Dos tipos de personas

Valla de Melilla 2005, by fronterasur

     Existen dos tipos de personas, y no estoy resumiendo mucho ni generalizando, no es como aquello de quienes echan azúcar al cacao en polvo y quienes no. Los dos tipos resultan bastante cristalinos: aquellas que piensan que todos los seres humanos gozan de los mismos derechos y aquellas que opinan que no. Punto pelota. (Saco de la ecuación un apartado, del que ya hablamos en alguna ocasión, para no meter demasiadas categorías: aquellas personas que piensan que todos los seres sintientes tienen derechos, y aquellas que no.)

      Centrando de nuevo el asunto en los seres humanos, el tema del reconocimiento de los derechos fundamentales para todo el mundo es la base de cualquier posible diálogo. Es la primera pregunta que deberíamos hacer a nuestro interlocutor o interlocutora si la cosa puede tender a ponerse calentita.

      –¿Tú crees que todos los seres humanos, por el mero hecho de serlo, tienen los mismos derechos?

      Si te dice que no, mejor cada uno en su casa y Dios en la de todos, porque el debate no son los negros, los maricas, los pobres, las chorbis, los moros o el vecino del quinto que me da mucho por saco; la clave está en que la persona con la que tratas de establecer un diálogo simplemente está convencida que, a nivel moral, político o social, hay una peña que sí que debe disfrutar de todos los derechos habidos y por haber, y otra que no. Las causas (me cuesta llamarlo argumentaciones) que suelen argüir para tales pensamientos pueden ser múltiples y variopintas: lugar de nacimiento, dinero, esfuerzo, estudios, estrato social, cultura, trabajo, comportamiento, sexo, nacionalidad… pero el fondo de la cuestión es el que comentamos: un inmigrante indocumentado no tiene derecho a venir a mi país, una pareja de lesbianas no tiene derecho a que su unión se llame matrimonio, una persona con discapacidad intelectual no debe tener derecho a ejercer el sufragio activo, quien no trabaja no tiene derecho a la seguridad social, etc etc etc.

      Y a ver, demuéstrale a alguien que todo ser humano debe de gozar de iguales derechos aunque me dé coraje, miedo, asco y hasta me pueda parecer injusto en ocasiones. Es un asunto meramente ideológico, ético y de desarrollo moral, tan íntimamente relacionado con nuestra forma de entender la vida y las relaciones que ese diálogo que tratamos de mantener tiene todos los visos de acabar como el rosario de la Aurora. Porque hablamos de derechos fundamentales, que no se pisan entre ellos a fin de justificar nuestras dudas, como el derecho a la vida, a la no discriminación, a poder desplazarse libremente, a ser tratado con dignidad…

      Si ante aquella primera pregunta acerca de los derechos, la persona que tienes frente a ti suelta aquello de sí, pero… aún puede quedar un rayo de esperanza, aunque no deberíamos bajar la guardia, porque esos peros suelen sonar muy parecidos a sí, es muy majo, pero…

      Para el próximo curso esta es la tarea: antes de hablar con alguien sobre la inmigración, el movimiento LGTBIQ+, los feminismos o la guerra en Siria, preguntemos a ese alguien si dicho colectivo tiene los mismos derechos que yo. Por ahorrar tiempo, mismamente.

Desde la base

“Si quieres ir rápido camina solo, si quieres llegar lejos ve acompañado”
(proverbio africano)

Family life of elephants, by Larry Li

     Habréis leído de mi pluma en alguna que otra ocasión ocasión aquello de que, en Occidente, quien quiere cambiar las cosas se hace activista, no político. Por ser más estricto, podría concluir que, en realidad, lo que se dice cambiar, se pueden cambiar bastantes cosas desde el poder, lo que sucede es que, por causalidad (que no casualidad) dichos cambios son para el beneficio personal, nacional o partidista, entiéndase como se entienda, pero no para el bien común, porque este no hay diversas formas de entenderlo. El común somos todas; lo personal, nacional o partidista solo una persona o un grupo.

     Aquella persona que sustenta su escala de valores en la solidaridad, en la fraternidad y en la libertad difícilmente va a decidir formar parte de la dirección de un partido o, a lo sumo, lo va a abandonar a los pocos años, porque el deseo de poder (sea económico, social o político) es incompatible con cualquiera de esos términos. Sin recurrir a manidos argumentos tan solo basta echar un ojo (o medio) a los curiosos acuerdos a derecha a izquierda tras las últimas elecciones en múltiples ayuntamientos y Comunidades Autónomas para observar que la ideología y la coherencia (si es que ambas existiesen) están varios peldaños por debajo que el hecho de acceder al gobierno. Aunque haya que pactar con Satanás, pues más importante es el pacto en sí que con quién se tenga que realizar. Así, por ejemplo, en Jerez de los Caballeros, la única concejala de Unidas Podemos se ha erigido en alcaldesa del municipio con el apoyo de PP y Cs para echar a la socialista Virginia Borrallo del consistorio; por otro lado, en Melilla, el único concejal de Cs ha logrado la presidencia de la Ciudad Autónoma y sustituir a Imbroda, líder del PP, gracias a los votos de CPM y PSOE; mientras, en Palencia o Granada, el partido naranja no ha dudado en pactar con Vox para no perder su añorada cuota de poder. Luego, para rizar el rizo, Ciudadanos ha abierto expediente a los dos concejales de Santa Cruz de Tenerife por no respetar la… disciplina de partido y hacer alcaldesa a la socialista Patricia Hernández, y el PSPV ha abierto expediente de expulsión del partido a Dimas, recién estrenado alcalde de Sueca (Valencia) con la inestimable colaboración de los votos de los concejales del PP. Parece un poco lío, pero realmente no es que importe demasiado si lo es, o eso parece: darse por sentado el chaqueterismo por mor de «aquí estoy yo y mis cojones». Continue reading

Contra la precariedad laboral

    Es una pena que la señora Díaz Ayuso (que, Dios lo remedie, puede que sea la presidenta de la Comunidad de Madrid cuando se publique esta entrada) no haya sido explotada laboralmente. No lo digo con ánimo de ofender, lo considero más bien una oportunidad de proporciones místicas para su persona. Haber estado alguna vez en su vida en un trabajo de mierda hubiera conseguido, no que se pusiera a sí misma un punto en la boca en lugar de decir sandeces (que lo malo no es decir una sandez, lo peor es insistir que la sandez ha estado muy bien dicha), sino que dicha sandez ni la hubiera pensado.

     Es una pena que la señora Díaz Ayuso no haya tenido nunca que recoger naranjas en Palma de Río sin saber el fin de su jornada para ganar tan poco que casi le mereciera la pena tirar las naranjas en lugar de venderlas; es una verdadera lástima que Díaz Ayuso no haya ejercido de kelly, estando obligada a emplear determinados minutos para limpiar cada habitación si no quiere que la echen con cajas destempladas, y me produce una agria sensación que tenga de lujo el túnel carpiano y no se vea en la necesidad de seguir currando hasta que se le revienten las muñecas; es una absoluta injusticia que con 40 años la vida de Díaz Ayuso esté prácticamente resuelta y no se contemple a sí misma en la cola del paro o echando CV de empresa en empresa recibiendo aquella cálida respuesta de «es que con su edad…»; es de una tristeza infinita que, con su carrera de Ciencias de la Información bajo el brazo, la señora Díaz Ayuso no haya tenido que ejercer nunca de freelance, cobrando a céntimos por palabra, o ser joven emprendedora, que llama eufemísticamente su partido, y dejar su país porque no hay donde rascar. Es una pena, sí.

     Menos mal que hay otro tipo de personas que ha sufrido en sus carnes la desgracia e indignidad del precariado y del trabajo basura y ve burradas donde hay, evidentemente, burradas sin tener que hilar muy fino. Entre esas personas están las compas de la HOAC, que hace unos días organizaron un desfile contra la Precariedad, divertido y terrible a la vez, con el que colaboró el que suscribe pegando gritos supuestamente entonados.

     La Díaz Ayuso, viendo desfilar a tantas personas que lo pasan canutas en o sin un puesto de trabajo, lo mismo hasta hubiera sentido envidia de esos trabajos de mierda. Pues que se lo cambie a cualquiera.