Presentación poemario «De amor, mitos y otros infortunios» en Córdoba

Si ya es jodido que a la peña le dé por ir a la presentación de cualquier libro, si encima es un poemario la cosa se pone realmente chunga.

No obstante me atrevo, con la crueldad que me caracteriza, a invitaros a la presentación del mío en Córdoba, en la Biblioteca Central (Ronda del Marrubial, s/n), el próximo 1 de febrero a las 18:30. Seguro que tenéis millones de cosas mejores que hacer, pero lo mismo, entre quienes leéis estas líneas hay alguien masoquista.

Presentación del libro «De amor, mitos y otros infortunios».

Foticos de la presentación «Yo, tú… él» en el Rey Heredia

Hay momentos en los que uno se hace más consciente de lo inmerecido del amor que recibe de las personas que lo rodean. Este día fue uno de ellos.

Gracias, Fran, por tu presentación, son muchos años juntos como para que sigas valorando mis tontás personales; gracias a Yely por pensar en mi novela para sensibilizar y visibilizar la violencia machista y la necesidad, en cierta medida indigna, de que hombres se hagan presentes en estos espacios; gracias, Sacri, es un orgullo, más que cualquier otro, que siento tanto cariño de parte de la Plataforma cordobesa contra la violencia machista; gracias May por cantar el tema, y de la manera tan sentida como lo haces.

Gracias a todas las mujeres que me han hecho un mejor varón.

Les comunistes que se queden con el fondo; les anarquistes con mi mano (con el beneplácito del representante local del partido)

Presentación poemario en Don Benito, 3 de noviembre

Los momentos rodeados de personas queridas y que te quieren siempre son hermosos, más allá de las circunstancias en las que se produzcan.

Gracias a todas las que me acompañaron en la presentación de mi primer poemario, incluso sin ser demasiado amantes de la poesía.

Gracias a quienes sí lo eran, y aún sin conocerme, amaron mis creaciones y me lo hicieron ver.

Gracias especiales, una vez más, a Mercedes Gallego, por estar siempre.

Y gracias a quienes inspiraron los poemas. Sin ellas sí que no hubiera existido el más mínimo acto de presentación.