Resumen actos celebrados por el Día Contra la Violencia Machista

Semana intensa y emotiva, con diferentes actos de sensibilización sobre la violencia machista.

El lunes 22 tuvimos la presentación de mi novela «Yo, tú… él» dentro del acto contra la violencia machista en el Centro de la Mujer «Nueva aventura». Dentro de dicho acto estrenamos el tema «No es amor», cantado magistralmente por Macarena Vera como puede escucharse a continuación. La versión de audio y de vídeo fue la interpretada en la residencia Santa María el mismo jueves 25 con el que suscribe a los coros (estropeando un poco el asunto, espero que sepáis disculparme). La letra de la canción se encuentra al final de esta entrada.

Tras la nutrida manifestación del 25N, poco después de llegar a la puerta del Ayuntamiento, interpretamos nuevamente el tema, esta vez en un dueto con May Muñoz, la responsable de coros y bajista del grupo, que es increíble su facilidad para sacar las segundas voces. La versión que puedo subir es la que grabamos durante un ensayo, al no existir vídeo de ese momento. Comparto también tras el audio, algunas imágenes del acto reivindicativo organizado por la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres, a quien no me cansaré de agradecer que pensaran en mí, un varón blanco cargado de privilegios, para tocar en los momentos finales.

NO ES AMOR

No es amor

«déjame que te ayude»,

como si por costumbre

fuera a hacerte un favor.

No es amor

que te cambies la falda

por alguna más larga,

«que te queda mejor».

No es amor

percibir que te mira

y evitar tu sonrisa

previniendo un follón.

No es amor

revisar siempre el WhatsApp

por si acaso te manda:

«tardas mucho, bombón».

El amor

es llegar tarde a casa

y que no pase nada

ni haya investigación

de por dónde

o con quién has estado

como si un cuestionario

le otorgara razón.

No es amor

prescindir de pintarte,

«que las putas lo hacen»,

y le pidas perdón.

No es amor

si se plasma en los celos,

justo son el reflejo

de la falta de amor.

No es amor

el que jodas sin ganas,

o tragar la mamada

por consideración.

No es amor

que te trate de reina

y después no te muevas

de tu ilustre sillón.

El amor

es sentir que eres libre

y aun sin serlo, sentirte,

pues no existe temor

a la hostia,

al abuso, al mutismo

como si tu destino

fuera su decisión.

No es amor

lo que te sepa a mierda

y te enferme de veras;

eso no, no es amor.

Eso no, no es amor.

Festival de Cantautoras en Trebujena, Cádiz

Demostrando un total desprecio por el buen gusto y mejor criterio, hemos sido seleccionades dentro de los cinco grupos y/o solistas que participarán en la final del II Certamen de Cantautores en Trebujena, Cádiz, el próximo viernes 22 de octubre. De seguir con idéntica falta de criterio en el concierto, lo mismo hasta ganamos algún premio y todo.

Los temas enviados y que tocaremos en acústico son estos de sobra conocidos. (No nos dio tiempo de ensayar novedades, no se lo contéis a nadie.)

«A vos»

     Se siente uno feliz compartiendo momentos con las personas que quiere, y con aquellas de las que tiene un grato recuerdo y con las que no coincidía desde hacía lustros. Sin exagerar.

     Las dos cosas sucedieron simultáneamente el viernes, en Don Benito durante la presentación de las novelas «El compromiso» y «Asuntos pendientes», de mi querida amiga Mercedes Gallego. En primer lugar porque, una vez más, me pidió que amenizara el momento con dos temas, y en segundo porque me acompañó a los coros Amparo Galán, una de las personas con las que comencé a hacer mis primeros gorgoritos hace la friolera de 35 años más o menos.

     Gracias a las dos por el momento concreto y por la post celebración.

     Este soneto lo compuse atendiendo a la precisa frase de Jacinto Benavente acerca de que «el amor es como Don Quijote, cuando recupera la cordura es que está a punto de morir». La intención fue también musicalizarlo, y así fue, y así quedó.

A vos

Para vos, por vos y con vos acaso
osara empeñarme en ser escudero
pues sois singular, vos, el caballero
que entuertos deshace hasta el ocaso.

Tizona, adarga, cuartago a entrepaso,
no hiende la piel su grácil acero,
mas al infame en instante postrero
seduce sin mal de equívoco craso.

Molino no se halla que de gigante
venza con saña su ingente valor,
ni muerte invocada por nigromante

que extinga su vida digna de loor.
A mi señora, como un fiel amante,
entrego mi espíritu y mi labor.