Voy a casarme con un hombre

     De este año no pasa: voy a casarme con un hombre. No hay que fijarse en minucias o detalles nimios como el hecho de que yo no sea gay, al menos de momento. Qué es eso comparado con tener la oportunidad legal de contraer matrimonio con una persona de mi mismo sexo. En la mayoría de los países del mundo no podría hacerlo; de hecho, en muchos de ellos el mero hecho de ser homosexual es considerado delito o incluso tendría que exiliarme para que no me metieran en la cárcel o me mataran. España es uno de los treinta estados privilegiados en los que la ley apoya sin remilgos el matrimonio igualitario. ¡Cómo voy a desperdiciar este privilegio!

      La verdad es que me lo he pensado mucho; tantos años sintiéndome heterosexual suponen una losa, pero me da igual, la historia de luchas de los colectivos LGTBIQ+ y tantas personas que han sido criminalizadas, encerradas, torturadas, asesinadas por amar a quien quieran y hacerlo abiertamente son motivos suficientes para ejercer mi derecho. ¡Con lo que ha costado poder tenerlo! Es cuestión de justicia y solidaridad con todas ellas.

      De este año no pasa: voy a casarme con un hombre.

_________________________________________________________________________

     De este año no pasa: voy a votar. No hay que fijarse en minucias o detalles nimios como el hecho de que yo sea anarquista, al menos de momento. Qué es eso comparado con tener la oportunidad legal de votar. En la mayoría de los países del mundo no podría hacerlo; de hecho, en muchos de ellos el mero hecho de pedir ese derecho es considerado delito o incluso tendría que exiliarme para que no me metieran en la cárcel o me mataran. España es uno de los cincuenta y dos estados privilegiados en los que la ley apoya sin remilgos el sufragio universal. ¡Cómo voy a desperdiciar este privilegio!

      La verdad es que me lo he pensado mucho; tantos años sintiéndome anarquista suponen una losa, pero me da igual, la historia de luchas de los grupos a favor del sufragio activo y tantas personas que han sido criminalizadas, encerradas, torturadas, asesinadas por ir en contra de la dictadura y hacerlo abiertamente son motivos suficientes para ejercer mi derecho. ¡Con lo que ha costado poder tenerlo! Es cuestión de justicia y solidaridad con todas ellas.

      De este año no pasa: voy a votar.

_________________________________________________________________________

     Hay derechos que son cuestión de justicia, de respeto a la diferencia, ejemplo de sociedades dignas y libres. Hay derechos históricos, como el matrimonio igualitario o el sufragio universal, que se deben de pelear hasta el último aliento, hasta la última gota de sangre y desde todos los frentes, más allá de que luego vayas o no a ejercitar dicho derecho de manera individual; pero hay que hacerlo simplemente porque son derechos inalienables y no lucharlos supondrían aceptar la discriminación y el perjuicio para una parte de la humanidad. El mayor amor lo muestran quienes hacen suya la lucha ajena por considerarla justa, aunque de ella no vayan a extraer el más mínimo rédito personal.

 

Dedicado a todas aquellas personas (muchas) cuyo principal motivo para insistir en que hay que ir a las urnas es que hemos pasado 40 años de dictadura. A todas ellas, con inmenso cariño, las invito a casarse con una persona de su mismo sexo o, en su defecto, si son homosexuales, a ejercer cualquier otro derecho fundamental, como salir del país, aunque no tenga ganas.

4 thoughts on “Voy a casarme con un hombre

  1. amora es que no puedo ser mas fan tuya en serio. Aunque te confieso que no me queda claro si es un tiron de orejas o una declaración de intenciones:))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.