Contra la precariedad laboral

    Es una pena que la señora Díaz Ayuso (que, Dios lo remedie, puede que sea la presidenta de la Comunidad de Madrid cuando se publique esta entrada) no haya sido explotada laboralmente. No lo digo con ánimo de ofender, lo considero más bien una oportunidad de proporciones místicas para su persona. Haber estado alguna vez en su vida en un trabajo de mierda hubiera conseguido, no que se pusiera a sí misma un punto en la boca en lugar de decir sandeces (que lo malo no es decir una sandez, lo peor es insistir que la sandez ha estado muy bien dicha), sino que dicha sandez ni la hubiera pensado.

     Es una pena que la señora Díaz Ayuso no haya tenido nunca que recoger naranjas en Palma de Río sin saber el fin de su jornada para ganar tan poco que casi le mereciera la pena tirar las naranjas en lugar de venderlas; es una verdadera lástima que Díaz Ayuso no haya ejercido de kelly, estando obligada a emplear determinados minutos para limpiar cada habitación si no quiere que la echen con cajas destempladas, y me produce una agria sensación que tenga de lujo el túnel carpiano y no se vea en la necesidad de seguir currando hasta que se le revienten las muñecas; es una absoluta injusticia que con 40 años la vida de Díaz Ayuso esté prácticamente resuelta y no se contemple a sí misma en la cola del paro o echando CV de empresa en empresa recibiendo aquella cálida respuesta de «es que con su edad…»; es de una tristeza infinita que, con su carrera de Ciencias de la Información bajo el brazo, la señora Díaz Ayuso no haya tenido que ejercer nunca de freelance, cobrando a céntimos por palabra, o ser joven emprendedora, que llama eufemísticamente su partido, y dejar su país porque no hay donde rascar. Es una pena, sí.

     Menos mal que hay otro tipo de personas que ha sufrido en sus carnes la desgracia e indignidad del precariado y del trabajo basura y ve burradas donde hay, evidentemente, burradas sin tener que hilar muy fino. Entre esas personas están las compas de la HOAC, que hace unos días organizaron un desfile contra la Precariedad, divertido y terrible a la vez, con el que colaboró el que suscribe pegando gritos supuestamente entonados.

     La Díaz Ayuso, viendo desfilar a tantas personas que lo pasan canutas en o sin un puesto de trabajo, lo mismo hasta hubiera sentido envidia de esos trabajos de mierda. Pues que se lo cambie a cualquiera.

2 thoughts on “Contra la precariedad laboral

  1. Lo de fea creo que lo dijo uno de Vox, con quienes van a pactar gobierno, que si hay que hacerle palmas al diablo con tal de tomar el poder baten el récord de Pavarotti dando aplausos. O lo mismo no lo ven tanto como diablo, que algo parecido dijo Díaz Ayuso: que es un parte democrático con quien comparte muchas cosas. Eso no hace falta que lo jure 🙁 .

  2. No te preocupes, seguro que duerme en su cama plácidamente y no se plantea las palabras de un “rojazo” como tú o una “fea” como yo. Hay personas que pasan por la vida con esa “superioridad” …que su Dios la juzgue y se la lleve al infierno… ¡igual allí la hacen trabajar avivando fuegos! ( río, toda divertida)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Comments links could be nofollow free.