Hermano

     Nunca me he destacado por mi asunción del realismo de la vida. Lo confirma el cómic sobre racismo y xenofobia que he encontrado en mi casa este fin de semana. Fue publicado en un fanzine de un colectivo de Castuera. 1998; casi nada. Lo peor es que las cosas no han cambiado mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.